jueves, 27 de octubre de 2011

Algo se muere en el alma...



Hoy escribo estas palabras, tan difíciles para mí, que he tardado 4 días en poder hacerlo y sé que mientras escriba esta entrada, mis ojos van a empezar a nublarse, pero se lo merece, merece este pequeño homenaje entre tantos otros que ha recibido y estoy segura que recibirá...
Mi papá me inculcó el amor por el motociclismo, desde que era bien pequeña, los domingos era "EL día" el día de ver las carreras con él...No recuerdo cuántos años tenía, quizá 7 u 8, eso es lo de menos...Pero la pasión por este deporte fue cada vez a más, Madrugones a las 3 de la mañana, a las 6...Sólo por ver a mis ídolos en la tv, jugándose la vida, haciendo adelantamientos imposibles, ganando y otras veces perdiendo...
En 1996 lo decidí, Valentino Rossi era EL piloto a quien seguir, corría en 125cc y daba señales de tener carácter, había ganado su primera carrera, miré a mi papá (que él era de Álex Crivillé) y le dije: Papá!! éste! éste!! Yo quiero seguir a éste!!!
Supongo que fue una corazonada o no lo sé, pero durante todos estos años le he visto hacer cosas increíbles, salir en la posición nº 13 y quedar el 1º con 8 segundos de diferencia con respecto al 2º clasificado, es una de las proezas que no olvidaré jamás!! Tampoco los adelantamientos seguidos entre él y Biaggi o Sete Gibernau que generaron tanta polémica...
Me apunté a un motoclub, salí a circuitos con mis compañeros, perdí a algunos por el camino (que sé que nos cuidan cada vez que salimos al asfalto) y es un dolor DESGARRADOR!!!
Este Domingo era un domingo más de carreras, no suelo faltar a la cita, es algo SAGRADO... Álvaro Bautista y Marco Simoncelli venían peleando bien duro, desde que iniciaron la carrera, se adelantaban una y otra vez...2ª vuelta...y Llegó LA TRAGEDIA... Marco se caía de la moto y, quizá por ese coraje que tenemos los moteros, no soltó su máquina, sino que se aferró más fuerte a ella para no salir de la carrera y quedar eliminado (ojalá lo hubieras hecho, compañero!) Era justo en una curva del maldito circuito de Sepang, en Malasia...La fuerza centrífuga lo escupió hacia el interior de la curva, en vez de sacarlo del trazado...Y llegaban pegados a él Colin Edwards y su gran amigo Valentino Rossi, que, sin poder hacer NADA, lo arrollaron con sus motos generando el fatídico accidente...
El cuerpo de Marco cayó al suelo, su casco se desprendió de su cabeza y quedó inerte, mientras edwards no se podía mover y Valentino intentaba no caerse de su moto...Contuve mi respiración, tapándome la boca y empecé a llorar mientras decía: No! no! no! no! no!!!!!!! NOOOOOOO!!!! y en mis adentros pensaba: Marco, levantá!! levantate, la puta madre!! levantate!! Pero yo sabía que no sucedería...El golpe había sido brutal...El sentimiento posterior era increíble...No lo podía creer, no podía aceptar que uno de los mejores pilotos de Moto GP hubiera perdido la vida...Como el año pasado con Soya Tomizawa...
Deambulé por mi departamento, sin saber qué hacer, con mis manos en la boca aún...Y me conecté a internet para aferrarme al hilo de esperanza, buscando una noticia alentadora, que nos dijera que había sido un gran susto pero que sólo quedaba en éso...Pero nada más lejos...Las noticias oficiales confirmaron mis sospechas iniciales...Marco Simoncelli, de 24 años, había perdido la vida en ese trágico accidente, en el que se vio involucrado mi ídolo y su amigo del alma, Valentino Rossi...
No he podido volver a ver las imágenes, son demasiado duras para mi...Incluso no he podido leer más cosas de las que mi instinto, que siempre tiene ansia por conocer, me deja...Porque es muy duro perder a alguien así, y porque, aunque no sea su fan nº 1, el perder a uno de los nuestros nos mata por dentro a nosotros también...
En el Gran Premio de Valencia, último de esta temporada, mi remera irá con el 58 y en mi cabeza llevaré un gran pelucón en honor a ese gran piloto, a esa gran promesa del motociclismo, que un fatídico 23 de octubre perdió la vida haciendo lo que más amaba...Pilotar su moto para que los demás disfrutemos con cómo lo hacía...


VA POR VOS, MARCO!!! HASTA SIEMPRE!!


Y FORZA VALENTINO!!! 
Tus tifossi Jamás te abandonamos!!

6 comentarios:

Pablix dijo...

Terrible eso... lo leí en un diario.

Uno siempre se arriesga en deportes como ese, pero nunca se imagina lo que va a pasar.

Un abrazo!

Eliana dijo...

Son cosas inexplicables de la vida. Esas perdidas innecesarias que se cobran a lo largo de la historia.
Lamentarlo es inevitable. No es fácil perder a alguien, ya sea conocido o no, como así bien puede ser un ídolo, lo se, porque se como me sentiría si se fuera alguno de los míos.
Hay que seguir adelante, y pensar que las casualidades no existen, todo pasa por algo.
Un beso! cuidate c:

f dijo...

los amigos ausentes...

...

Ciruela dijo...

No soy amante de ningun deporte, pero tengo que decirte que haber leido esto fué como un poco duro. Obviamente no lo conocía, porque estoy como desconectada d etodo lo que tenga que ver con deporte, y desconectada en un 90% de lo que es televisicón, casi podemos decir que vivo en un tarro.
Sn saber quien era, me sentí dolida por lo que leí, tan joven, fue doloroso de verdad ruubia, y más al ver que te afectó tanto a vos en lo personal.

La Rubia Tarada dijo...

Y sí, Pablix!! pero siempre duele igual :( pensamos q son de fierro!
Gracias por tus deseos Eliana, sabias palabras!! ^^
F y...Duele cuando un amigo se va...Ésta pérdida es muy dolorosa :( pero como todas las anteriores...
Ciruelita linda!Sos un amor, sabes? Me muero de risa cuando me decís que vivís en un tarro xD jajaja! No cambies nunca q sos genial nena ♥
Besotes!! gracias por sus palabras!

Pablo Cappellacci dijo...

Que pasión! buena catarsis... son accidentes de mierda en un deporte de alto riesgo, saludos!